Adrían Galeano Calvo.26 febrero

Un sujeto de apellido Baptist, de 29 años, robó un celular y pensó que meterlo entre sus genitales sería el mejor escondite.

Sin embargo, al muy vivazo se le olvidó quitarle el volumen, por lo que una llamada a ese teléfono lo delató.

El hecho ocurrió este martes, pasadas las 6 de la tarde, en el centro de San José, cerca del parque Morazán.

Según el Ministerio de Seguridad Pública, Baptist tiene antecedentes por robo agravado, portación ilegal de arma permitida e infracción al Código de Minería.

De acuerdo con las autoridades, el maleante le arrebató el celular a un hombre y se dio a la fuga corriendo.

Cuando el celular empezó a sonar al sospechoso no le quedó más que entregarlo. Foto MSP.
Cuando el celular empezó a sonar al sospechoso no le quedó más que entregarlo. Foto MSP.

Para buena suerte de la víctima, una pareja de policías que estaba cerca fue alertada, por lo que rápidamente detuvieron al vivazo.

Los uniformados le preguntaron a Baptist si tenía algún objeto que lo comprometiera y el sujeto les respondió que no, incluso les mostró que no andaba nada en las bolsas del pantalón.

No conformes con la respuesta del bicho, los policías le pidieron al afectado su número de teléfono y al realizar una llamada el aparato empezó a sonar y vibrar en las partes nobles del detenido.

“Al ser descubierto Baptist procede a sacárselo y entregarlo a las autoridades”, indicó la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad Pública.

El detenido será juzgado en menos de 15 días, ya que como la Policía lo agarró con las manos en la masa, pasó directamente a los Tribunales de flagrancia.