Rocío Sandí.26 febrero

Una mujer de apellidos López Leiva y de 30 años, así como su compañero sentimental, de apellidos Quirós Torres y de 25 años, deberánir a la cárcel por matar a golpes a una bebita de solo un año y dos meses.

Ellos fueron condenados este miércoles en la mañana en los Tribunales de Turrialba, luego de que se demostró que la pequeña sufría de síndrome del niño agredido.

La mujer recibió una pena de 20 años, mientras que el sujeto tendrá que pasar los próximo 30 años preso. El padrastro aceptó ante el Tribunal que agredía a la chiquita. Los jueces condenaron a los dos imputados por el delito de homicidio calificado, cuyas penas van de los 20 a los 35 años.

La condena fue dictada este miércoles en los Tribunales de Turrialba. Foto: Rafael Pacheco.
La condena fue dictada este miércoles en los Tribunales de Turrialba. Foto: Rafael Pacheco.

Pese a que supuestamente López no habría golpeado a la menor, los jueces indicaron que permitió que Quirós lo hiciera. Además, nunca auxilió a su hija ni denunció la situación.

El juez Manuel Morales explicó que un médico del Hospital Nacional de Niños confirmó durante el juicio que la niña, debido a las señales en las retinas de los ojos, tenía de hemorragias internas producto de sacudidas violentas.

El caso de la pequeña fue dado a conocer en diciembre del 2018 cuando los imputados llevaron la niña inconsciente a la clínica de Turrialba porque según ellos había sufrido una caída, de ahí fue enviada al hospital William Allen. Luego de permanecer cinco días internada fue enviada al Hospital de Niños donde falleció.

La víctima tenía lesiones en las costillas, el cráneo y las extremidades, incluso, cuando fue llevada al centro médico descubrieron que tenía fracturas antiguas que nunca fueron atendidas.

La fiscal Kattia Vega dijo durante la acusación que el cuerpito de la menor tenía marcas de mordidas en el cuello.

El juicio inició el lunes 27 de enero y contó con la declaración de 13 testigos entre vecinos de San Rafael de Pavones y médicos de la clínica, así como de los hospitales de Turrialba y el de Niños.

Los dos sentenciados deberán descontar prisión preventiva mientras la condena queda en firme.

Manuel Morales, juez: “El doctor Marco, que es uno de los mayores expositores en materia de golpes en el hospital de Niños, vino a hacer una amplia explicación sobre el porqué la niña sufría el síndrome del niño agredido”.