Bryan Castillo.26 febrero
Este fue el muñeco que le regaron a Tomás. Foto: Cortesía.
Este fue el muñeco que le regaron a Tomás. Foto: Cortesía.

Tomasito Tevelán asegura que acabará con la maldición del muñeco de Cartago que no deja al equipo de la Vieja Metrópoli ser campeón.

Este pequeño guatemalteco de 12 años visitó este miércoles el estadio Fello Meza, donde la leyenda dice que está enterrado ese personaje que ha sido el culpable de todos los sufrimientos blanquiazules.

“Desenterré al muñeco para que Cartago sea campeón”, dijo entre risas Tomasito, quien sabe que todo es parte de un cuento.

Tomás se hizo famoso luego de que Manfred Calderón, un oficial de la Fuerza Pública, visitara un pueblito llamado Panajachel que es en donde vive Tomás.

“Los jugadores me dijeron que si Cartago es campeón me traen a Costa Rica a celebrar”. Tomasito.

Manfred quedó encantado con este chapín, quien le demostró saber mucho sobre Costa Rica, pues conocía del fantasma de la 29, del muñeco de Cartago y de Saprissa. Todo esto se hizo viral en redes sociales, ya que el oficial grabó todo lo que le dijo Tomás mientras trataba de venderle algunas artesanías.

El viernes anterior, cuando Tomás llegó al país confesó ser morado, aunque en una ocasión dijo que se puso una camisa de la Liga. A pesar de esto, el niño espera que este campeonato sea para los brumosos.

79 años tiene el Cartaginés de no ser campeón.

“Los jugadores me dijeron que si Cartago es campeón me traen a Costa Rica a celebrar”, dijo entre risas este pequeñín, quien también espera la misma promesa de los futbolistas del Saprissa cuando viste el estadio morado, el próximo domingo en el partido que jugará la "S" ante San Carlos a las 7 de la noche.

En su visita al Fello, Tomás compartió con jugadores como Diego Estrada, Erick Cabalceta y Carlos Hernández, al igual que con el técnico Hernán Medford y con Max, la mascota del equipo. Todos ellos hicieron pasar a Tomás un momento agradable, ya que mejenguearon un rato con él y hasta le pidieron fotos al famoso niño.

También le dieron una camisa del Cartaginés con su nombre y una gorra. Tomás confesó que nunca había entrado a un estadio.

“Fui al estadio de Cartago, es muy chiva”, dijo emocionado.

Quienes le dieron el muñeco fue un grupo de aficionados brumosos que se organizó para darle el emblemático regalo.

Tomás también estuvo en el Museo de los Niños y visitó el Estadio Nacional donde le dieron un paseo por el coloso.

Como era de esperar, el pequeño quedó todavía más encantado que con el Fello Meza, ya que el Nacional lo atrapó por su diseño y tamaño.

Tomás estuvo en el Fello Meza. Foto: Cortesía.
Tomás estuvo en el Fello Meza. Foto: Cortesía.
Mamá sonríe

A doña Lucía, la mamá de Tomasito, este miércoles también le trajo una sorpresota, pues ahora pela los dientes y no por enojo, sino por felicidad.

A ella le colocaron este miércoles una plancha con tres piezas dentales que le hacían falta. Ella sonreía tímidamente, ya que un diente de adelante se le cayó hace un año.

La mamá de Tomasito habla poco español, ya que su lengua nativa es una llamada quiché, sin embargo, a través de Silvia Lara, una de las tres personas que organizó la llegada de Tomás, nos dijo que estaba muy feliz por su nueva sonrisa.

“Me siento muy bien, hace dos años no iba el dentista y el año pasado se me cayó el último diente”, comentó la pulseadora madre.

Lucía ahora sonríe sin complejos. Junto a ella está la dentista Roberta Martínez y Tomasito. Foto: Cortesía.
Lucía ahora sonríe sin complejos. Junto a ella está la dentista Roberta Martínez y Tomasito. Foto: Cortesía.

Doña Lucía cumplirá el 1 de marzo 39 años, por lo que esta visita al dentista fue un regalo adelantado.

Su alegría era tanta que no se aguantó las ganas de enviarle una foto a una de sus hermanas para decirle lo bien que la dejaron.

“Me siento muy bonita”, dijo mientras lloraba.

Este trabajo estuvo a cargo de Roberta Martínez de la Clínica Dental Solutions y del laboratorio de la técnica dental Cira Guerrero, quienes se encargaron de hacer y colocar la prótesis.

“Yo lloré a ver la expresión de ella, se veía bastante feliz y eso a mí me llenó de mucha satisfacción. Por lo que vi antes de conocerla, ella en las fotos no sonríe y cuando salió de aquí no paraba de reírse.

"Ella venía con las encías un poco maltratadas, así que al principio fue complicado, pero por dicha le dimos este regalo que ella está disfrutando”, comentó Martínez.

Tomás regresará a Guatemala el 2 de marzo.