Andrés Mora.26 febrero

La lengua castiga.

Y quienes no lo crean que le pregunten a Marcos Ureña, a quien suspendieron con cuatro partidos porque, supuestamente, madreó al árbitro principal en el partido de Alajuelense contra Jicaral del sábado pasado.

Juan Gabriel Calderón no le aguantó la malacrianza al delantero. Fotos Jorge Navarro
Juan Gabriel Calderón no le aguantó la malacrianza al delantero. Fotos Jorge Navarro

La agresión verbal se dio durante el partido que el León ganó 1-0 en el estadio Alejandro Morera Soto cuando el central, Juan Gabriel Calderón, expulsó al delantero manudo.

Ureña fue expulsado al minuto 57 porque, según reportó Calderón en el informe arbitral, el erizo le dijo “me ca... en la pu... que te parió”.

El Tribunal Disciplinario dio a conocer la sanción la tarde de este miércoles e indicó que el futbolista también deberá pagar ¢175 mil de multa.

Fue la primera vez en su carrera que Ureña vio la cartulina roja, pero no es la primera que hace berrinche porque es uno de los jugadores que más reclama y critica las decisiones arbitrales.

El erizo podría volver a las canchas el fin de semana del 22 de marzo, cuando la Liga visitará a Cartaginés por la fecha 16 del campeonato.

Compita

Uno que ha pasado por expulsiones bastantes veces es Jonathan McDonald, por eso el goleador se ofreció a ayudarle al acosteño para que sepa manejar situaciones estresantes y las sacadas de roja.

“Para eso estamos el resto de los compañeros, para respaldar a los que salen expulsados. En el pasado fui yo y me respaldaron, así que no puedo recriminar nada. Cada quien toma decisiones que a veces pueden ser perjudiciales”, comentó Jonathan.

“Independientemente de cómo hayan sido (las expulsiones), son jugadores capaces y maduros para levantarse de eso y reconocer si fue un error", agregó Bigmac.

Otro que pagó caro fue Verny Scott de La U- Universitarios.

Al experimentado volante también le metieron cuatro mejengas. Un partido y una multa de 75 mil colones por recibir dos tarjetas amarillas en un mismo encuentro y tres partidos de suspensión y una multa de 175 mil colones por ofensas al cuerpo arbitral.